Saltar al contenido

Tras la pandemia, ¿La escuela seguirá siendo aburrida?

Hay múltiples factores que propician la pregunta y suscitan esta percepción. En este momento sólo quiero detenerme en algunos aspectos que percibo en la experiencia de mis estudiantes, por quienes siento lo que en mi tierra llaman “pena ajena”, debido a que se sienten aburridos, desconectados, oprimidos, obligados y marginados por muchas de las prácticas de aula. Decenas de temas abordados cada período escolar sin que se conecten de manera efectiva y afectiva con la realidad de los estudiantes, contribuyendo irremediablemente a cuajar tal panorama.

Realmente son muy pocos los contenidos y las estrategias que logran afectar de manera positiva las expectativas, necesidades y sentimientos de nuestros escolares. Poco o nada le dicen frente a la situación que viven en sus casas, o sobre el dolor y sufrimiento por la separación de sus padres, o sobre la incomprensión a la que se ven sometidas las chicas por los cambios de ánimo que acompaña su evolución hormonal.

Se suma, entonces, otra pregunta a la reflexión: si la educación es la herramienta más contundente para vencer la guerra, la pobreza y transformar el mundo, ¿Cómo es que cientos de adolescente y jóvenes encuentran más fácilmente alivio a sus penas, crisis existenciales o vacíos afectivos en las drogas y no en la escuela como escenario natural para la transformación humana y social?

Una clave para revertir esta situación, desde mi perspectiva docente, es justamente plantear los temas y actividades en función de los intereses y la realidad de los chicos, y no sólo atendiendo al currículo; conectar el discurso en el aula con los problemas y las motivaciones de los estudiantes. Además, ponerle un poco de tacto y afecto a la mediación didáctica y, en la medida de las posibilidades, apelar a los recursos y herramientas comprendidas en las nuevas TIC. Pero lo que no se puede hacer (o seguir haciendo) es presentar un discurso pedagógico desprovisto de los nuevos modelos comunicativos, propios de la población juvenil y de las nuevas mediaciones tecnológicas.

No es tan difícil aplicar esto. Son pequeños detalles, como, por ejemplo, no gritar, guardar silencio en lugar de mandar a callar, mostrar interés por quien se siente triste, abonar una palabra de ánimo a quien parece disperso. Ciertamente, no siempre es necesario que te cuenten sus problemas, pero logras mucho cuando los animas, los confortas y los enseñas a creer en sí mismos; cuando logras activar el punto de encuentro entre lo que enseñas y lo que saben, entre tu lenguaje y sus códigos comunicativos, los cuales, por lo general, comportan una evidente influencia de la cultura digital y las redes sociales; entonces, habrás captado su atención y estarán más abiertos a descubrir la fascinación por el aprendizaje y la producción nuevos conocimientos y condiciones innovadoras, realidad vedada para muchos de ellos hasta ahora, aunque siempre haya estado ahí, al alcance de la pizarra y, hoy, en los dispositivos tecnológicos.

Finalmente, queda en el tintero la pregunta, dado que todo apunta a que se debe atender a los cambios que la realidad está demandando. En este sentido, podría decirse que volveremos a una nueva escuela o, por lo menos, a unas nuevas dinámicas escolares. Sin embargo, el temor y la duda arrecia, pues, vemos que muchas de las actitudes y dinámicas socioculturales de las que se esperaba el cambio, poco a poco han vuelto a acontecer de la misma manera, con los mismos vicios y las mismas mezquindades. En todo caso, dependerá, en buena parte, de la perspectiva y el compromiso de cada docente en el desempeño de su gran labor: acompañar a las nuevas generaciones a soñar y hacer posible un mundo mejor.

Álvaro Hurtado Ver todo

Soy seguidor de Jesús, un papá feliz, teólogo, docente consagrado, aprendiz de poeta, melómano, amante de la naturaleza, respetuoso de la diferencia, fans del liderazgo femenino, soñador consumado...

Un comentario sobre "Tras la pandemia, ¿La escuela seguirá siendo aburrida?" Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: